El jefe y la recepcionista Cap 20

Por Sarah Catheryn   Publicado a las  10:58 p. m.   0 comentarios

capitulo 20

"El Gran Día"
Karen Pttzn
"Eres un meteorito que cruza por el cielo oscuro"
Edward POV
-¡Que están haciendo aquí!- gritó Furiosa Alice.
-Yo pregunto ¿Que rayos están haciendo con este mocoso¡- exclamó Emmet
-Oye yo no soy nin...-
-¡Cállate!- dijimos al unisono interrumpiendo al bastardo.
-¿Amor que estas haciendo Bella? ¿Que estabas haciendo con este bastardo semidesnuda?- estaba mas exasperado de lo normal. Bella se veía tentadora con ese hermoso traje de coneja, solo bastaba con llegar a ella y apretarla fuertemente...
-Esto es una despedida de soltera ¿recuerdas?- Ha, entendí el problema, Bella estaba ebria. Ya decía yo que buena y sana haría esas cosas, alguien le debe haber dado alguna bebida...
-¿¡ROSE! ME PUEDES DECIR QUE ESTABAS HACIENDO CON ESTE MAMARRACHO!- gritó Emmet, estaba perdiendo los estribos.


-ESTO ES UNA DESPEDIDA!- se escudó Rose.
-CÁLLATE EMMET QUE TU LE TOCABAS LAS NALGAS A UNA VIEJA- dijo Jasper.
-¿Y TU JASPER¡? NO HABRÁS TOCADO A ALGUIEN O SE?¡- se encabronó Alice.
-Ya paren..!- grité, esto de la pelea se hacía una bronca-. ¿Quién le dio de beber a Bella?
-¡ESME QUE HACÍAS CON ESE HOMBRE?¡- gritó Carlisle.
-Solo me estaba divirtiendo con las chicas- sonrió Esme.
-Confío en ti- se calmó Carlisle.
Bella cayó durmiendo entre mis brazos de tan ebria que estaba, así que no pude reclamarle nada.
-¡¿QUIEN LE DIO DE BEBER A BELLA?¡- grité con todo el aire de mis pulmones.
Todos señalaron a la abuela, quien estaba tocando los pectorales de aquel hombre. Me enfurecí, y Emmet correspondió a mi cometido. Fue y quitó a la abuela de la tarima y golpeó al mamarracho, genial. Todos los demás hombres puercos que iban a entrar en acción al tubo, salieron huyendo, cobardes.
Obviamente los dueños del lugar llamaron a la policía. Jasper trato de explicarles a los dueños pero no lo comprendieron, disque la reputación del lugar.
-¡JAS, NOS INTERRUMPISTES¡ Y AHORA POR SU CULPA NOS ECHAN DE AQUÍ¡- gritó furiosa Alice. La verdad, quería pegarle a todos.
-¡CÁLLENSE! ¡lo arreglaremos en la casa ahora vamonos que viene la policía¡-grité.
-¡EMMET POR QUE GOLPEASTE A JACOB!- gritó furiosa Rose.
-AHORA RESULTA QUE LO LLAMAS POR SU NOMBRE!- se cabrió Emmet.
-¡Ya dejen de discutir¡- trató de apasiguarlos Carlisle, pero nadie lo escuchaba. Así que les dio una piñiza a todos los varones. Todos aullaron de dolor, pero por su puesto trataron de controlarse, por que al padre no se le pega. Ya nos estabamos yendo cuando oímos las patrullas, ahora que carajo.
Habíamos en la delegación de la calle wesley, a todos nos habían agarrado. Nos acusaron los dueños disque por maltrato, ahora si nos habíamos metido en un lío. Bella estaba profundamente dormida y no podía reclamarle nada. Le había puesto de nuevo su gabardina, con la prenda que cargaba dejaba a cualquiera más allá de su imaginación. Le había reprochado a la abuela por las embriagantes bebidas que le daba a Bella.¿Pero, como es que Bella tomó, si ella no bebe?
Alice no se llevaba con Jasper, por haber interrumpido la gran fiesta. Emmet decidió no hablar a Rosalie y ésta hizo lo mismo. Carlisle había medio perdonado a Esme y yo, aún no hablaba con Bella. Llegamos a casa a la una de la mañana, todos estabamos enfadados así que nos fuimos a la cama temprano.
Eran las cinco de la mañana cuando Bella se despertó, pidiendo un vaso de agua, tenían el pelo enmarañado. Me concienciado y me dí cuenta que nosotros habíamos tenido la culpa, por interrumpir en la fiesta de despedida de Bella.
-Gracias- dijo Bella cuando había terminado su vaso de agua.
-De nada.
-Me siento fatal, tengo un dolor de cabeza pésimo.
-Eso es por tanta bebida ¬¬
-Lo sé.
-Oye...- no sabía como empezar- quiero pedirte una disculpa por lo de anoche.
-¿Que hicieron?
-Entramos sin permiso a tu despedida.
-¡Que hicieron que¡-gritó.
-Bueno, es que...todos estabamos aburridos ...
-Y por eso entraron...no les da derecho Edward! ¡Arruinaron mi despedida! ¡y yo ni en cuenta! ¡Que se hayan aburrido no significa que pudieran entrar a la fiesta!- estaba enojada, lo tenía muy claro, genial, enojados el día de nuestra boda.
-Bella yo...-
-Tu que Edward
-Estabamos en nuestra fiesta, pero no hicimos nada malo, lo contrario, todos estabamos celosos.
Vi su cara, y no se lo que estaba pensando. Me dí cuenta que algo cambio y supe que no estaba enojada.
-Ustedes se vinieron por que estaban ¿celosos?
Asentí, no quería decirlo en voz baja...
-Amor, como podría hacerte algo a ti, te amo y lo sabes ¿no es por eso que vamos a casarnos?- dijo con una hermosa sonrisa.
-Si, también te amo.
-Tontito, si me lo hubieras dicho antes, no me hubiese enojado contigo.
-Traté pero te me adelantaste ¬¬
-No importa, quedas perdonado.
-Gracias. Oye...- dije como quien no quiere la cosa- ¿Podemos? Un ratito- comprendio mi indirecta.
-um um - dijo negandolo con el dedo- Estoy frita y quieres que... no. Además hoy Alice no me dejará en paz.
-Lo sé, ahora tenemos que esperarnos hasta nuestra luna de miel. Aunque eso lo hemos repetido como unas dos mil veces.
-Se me esta antojando unas veinte veces más- dijo sonriendo.
-Um..um. Estoy frito.
-¡Bella¡- gritó Alice del otro lado de la puerta-. ¡Despierta, tenemos cosas que hacer!
-Me tengo que ir.
-Te veré en el altar.
-Yo seré la de blanco.
Me reí y me dio un fugaz beso, hoy sería el gran día.
Bella POV
-Alice ¬¬
-Bella mira esas ojeras¡ Debiste cuidar un poco la materia prima. Tendré que hacer magia.
-Como sea hazlo rápido.
-Bueno, te vas a dar una ducha.
-Ok
El agua caía deliciosa por mi espalda, ya necesitaba un baño. Hoy me iba a casar, estaba nerviosa, nunca pensé que llegara este día. Alice había hablado a papá y a mamá para la boda. Llegarían en unas pocas horas. Edward y yo vivimos tantas cosas...
-Encontré su móvil, señorita…-
-Bella Swan
-Bueno señorita Swin, aquí esta su móvil-
¡Que! ¿Swin? ¡Es Swan!
-¡Gracias¡
-Bella, el es el Director de la empresa, el señor Edward Cullen.
-Un placer-
-Igual- ¡se nota! Hice un bufido.
-Viene por el cargo de recepcionista me pregun…-
-Elizabeth, te he dicho que tu misma escojas los cargos, no necesitas preguntarme, además siempre eliges bien ¿no? , Con permiso.-
-Pero…-
Se marchó y entró a su oficina.
Oh la ves que estaba en el parque con sus primos...
Había salido a caminar un rato por el parque que quedaba enfrente de la empresa. Estaba tan hermoso, los árboles, palomas. También habían dos muchachos jugando con un hombre quizá su padre o su tío. El hombre se había quitado la chaqueta y la corbata e iba descalzo. Entonces visualicé más a ese hombre ¡por Dios¡ ¡Es Edward Cullen¡ No lo había distinguido bien, porque ahora no llevaba su forma presentable como siempre.
Entonces Edward Cullen me vio. Iba corriendo hacia atrás para recoger una pelota alta lanzada por uno de los jóvenes me dirigió una mirada y luego se concentró en la pelota. La distracción costo unos segundos, porque luego tuvo que estirarse más… y más… y más…
-¡tío cuidado!- gritó uno de los jóvenes
-¡El estanque!
Tarde. Edward cayó con la pelota en mano en el estanque. Corrí hacia Edward para asegurarme de que estaba bien, podía haberse golpeado con una roca debajo del agua ¿y sino sabía nadar?. Cuando llegué al borde del estante Edward se estaba poniendo de pie, y continuaba sosteniendo el Balón, A pesar de estar totalmente empapado, lo levantó en el aire triunfalmente como sino le importara más el mundo.
¡Hombres!
Quería sentir rabia, mis latidos del corazón eran los más fuertes, una reacción totalmente distinta. Los jóvenes se reían de él. En ese momento me ruboricé, su ropa se apegaba asu cuerpo, era como si estuviera desnudo. Su pecho era escultural, sus músculos anchos y fuertes era hermoso.
-¡Tio Edward ¡buena atrapada!-
Edward estaba sonriente y divertido, les lanzó el balón y después me miró.
-¿Está bien Señor Cullen?-
Edward me dirigió una sonrisa de esas hermosas que te hacen estallar el corazón. Me puse nerviosa. Lógico que estaba bien.
-Son mis sobrinos-
-Hola chicos- saludé
-Esta es la señorita… la señorita… Esta joven trabaja en Cullen´sford
No por mucho tiempo. Pensé
-¿Quiere que vaya por una toalla?-
-No, no, es muy amable pero no es necesario.
Había quedado un poco en vergüenza... Obstáculos que tuvimos que pasar...
-Oh, ¿Y entonces que?, ¿Echarás un vistazo a tu alrededor y encontrarás a Doña Perfecta esperando para caer rendida a tus pies?
-No es tan simple como lo pintas.
-Es peor, Edward. Dime una cosa, ¿Que harás si te enamoras antes de que pasen los cinco años?
-Eso no pasará- dijo sacudiendo la cabeza.
-¿Cómo puedes estar tan seguro?
-No permitiré que ocurra.
-¡Estas loco!- dije poniéndome de pie de un salto.
-Bella no quería hacerte daño.
-No me lo has hecho.
no estaba dispuesta a reconocer que estaba furiosa, que me sentía utilizada, y que mi corazón se hacía añicos.
-Supongo que quieres que me vaya.
-Has dejado muy claro que no hay ninguna razón para que te quedes. Estoy segura de que tienes que pensar en tu empresa.
Edward se puso la chaqueta y en silencio fue hasta la puerta. Al llegar al vestíbulo me miró.
-Bella eres una mujer marav...
-¡Ni se te ocurra!- explotando por fin-has dicho bastante.
Conteniendo las lágrimas y con dedos temblorosos busqué la cremallera del vestido de lamé y lo bajé.
-¿Que haces?- preguntó sin comprender.
Lo miré con rabia.
-Devolverte el vestido por el que tanto dinero has pagado-dije bajándome los tirantes.
-Pe...pero no es necesario.
-¡Claro que sí! y lo sabes!.Muchas gracias señor Cullen, ha sido un placer.
Y la ves que nos reconciliamos...
-Quiero que sepas que he decidido deshacerme del plan quinquenal.
-Oh.
-Me ha dado cuenta de que tenías razón, de que soy como un avestruz con la cabeza metida en la arena, negándome a ver la verdad.
-¿A que te refieres?
-La verdad es, mi querida Bella, que tú eres la mujer más maravillosa que he conocido nunca y no puedo imaginarme intentar vivir sin ti.
Dejé escapar el aire que había estado conteniendo. Milagrosamente, el dolor que me encogía el corazón, empezó a relajarse.
-Tenía que habértelo dicho el viernes después de la fiesta, pero hice todo lo contrario. En cuento salí a la calle, me di cuenta que te estaba perdiendo, y no podía soportarlo. Fue la peor noche de mi vida- confesó.
-La mía también.
-Vine al día siguiente a primera hora, pero no contestabas. Te llamé por teléfono y pasé varias veces por aquí, pero pensé que te habías ido. Esta mañana, al ver que no habías ido a la oficina, pensé que te había perdido para siempre.
-Pobrecito- estiré la mano y le acaricié el rostro con la punta de los dedos-. No hace falta que estés tan preocupado.
Él sonrió torciendo la boca. Me abrazó y me besó.
-Espero no contagiarte la gripe.
-Si me la contagias, podrás cuidarme.
-Será un placer.
Y volvió a besarme una y otra vez.
Habíamos pasados tantas cosas, y al final de cuentas valió la pena. Salí del baño en una toalla, Alice empezó a arreglarme el cabello. Le pregunté donde estaban los chicos, ya que no oí ruido en la casa, me había dicho que ellos iban a ir a vestirse a otra parte, ya que es mala suerte ver a la novia antes de la boda, supersticiones bobas.
Horas después, acabo de terminarme el peinado, una lizo de arriba y con caireles abajo, muy bonito. Sacó el vestido, y estaba hermoso, con hermosas flores en el pecho, ceñido al cuerpo y con un repollado hermoso.
Estaba lista para la fiesta.
.

Acerca del Autor

Nos dedicamos a brindar información a todos los fans de la Saga Crepúsculo. Desde entonces nos hemos encargado de cubrir premieres, eventos, actualizar día a día nueva información sobre el cast. Después de que terminó la épica Saga en Noviembre del 2012, seguimos los proyectos de cada actor como corresponde.
Lee más en: Conócenos

0 Comentarios:

¡Anímate a comentar, siempre y cuando sea con respeto! Bienvenid@s.

Sube de nuevo ↑
Bienvenidos

    Bienvenido a la web de Diario Twilight. Llevamos siete años trayéndote las mejores noticias de La Saga Crepúsculo y su elenco. Haz parte de nuestras redes sociales y no pierdas detalle

Seguidores Blogger

© 2015 Diario Twilight. WP Mythemeshop Converted by Bloggertheme9
Blogger templates. Proudly Powered by Blogger.