Cap 1: Mi Otro Yo

Por Diana Méndez   Publicado a las  2:16 p. m.   2 comentarios

 Cap 1: Un Mal Presentimiento

Familia, regresamos a Forks…

Había anunciado Carlisle por la mañana.

Pero por alguna razón eso no me ponía feliz, ni emocionada. Un nudo se había formado en mi estomago y un raro presentimiento había aparecido, sentía que… algo malo pasaría.

Eso era imposible, el lugar de vidente ya lo tiene Alice.

Pero eso no evitaba que el nudo en mi estomago me incomodara cuando pensaba en nuestra llegada a Forks.

-Pasa algo malo amor?- me pregunto Edward preocupado

Tomó mi rostro entre sus manos con suavidad, cerré los ojos y él besó mis parpados dulcemente. Sonreí ante su gesto




-No pasa nada- dije poco convencida

Frunció el ceño y junto nuestras frentes. Miró mis ojos fijamente

-Si no quieres ir podemos viajar a otro lado y tomarlo como unas vacaciones…

Lo interrumpí besando sus labios suavemente, me alejé y acaricié su rostro, siempre me sorprendía como parecía estar dispuesto a dejar todo por mí.

-No te preocupes cariño- dije mirándolo a los ojos

Suspire y recargue mi cabeza en su pecho

Envolvió sus brazos a mi alrededor automáticamente y comenzó a acariciar mi cabello repetidas veces, algunas depositando besos en mi cabeza.

-Ya, ya!- gritó Alice, apareciendo de la nada, separándonos- todavía no hemos acabado de empacar Bella, apresúrate

Me jaló del brazo logrando separarme por completo de Edward

"Te amo" articulo con sus labios cuando subía las escaleras, sonreí "Yo también" le respondí antes de desaparecer en el segundo piso siendo jalada por Alice.

La sensación apareció de nuevo en cuanto lo perdí de vista.

Me encargue de empacar todo lo que Alice me daba sin prestar verdadera atención en lo que hacía. La sensación que sentía me hostigaba y no me permitía pensar en nada

Y si en verdad pasaba algo? No sabía qué era lo que iba a pasar, pero algo me decía que aprovechara mis momentos con Edward al máximo y los grabara en mi mente.

Pero no había ningún motivo coherente para hacer eso. Nos íbamos a ver diario y hasta íbamos a compartir el cuarto, pero por más que intentaba convencerme no lo lograba y la preocupación nublaba mis sentidos.

-Que es lo que te pasa Bella?- me preguntó Alice de repente

-A mí?... que dices?... nada… no me pasa nada- balbucee

Alice enarcó una ceja, me miró fijamente con los ojos entrecerraos y los brazos cruzados

-Bella…-advirtió

Suspiré ruidosamente

-No lo sé Alice, tal vez es solo una tontería, no quiero preocuparte por nada- mustie

Se sentó a mi lado y tomó mis manos entre las suyas

-Sabes que puedes contar conmigo, verdad?- preguntó dulcemente

Asentí, derrotada

-Siento… que algo malo va a suceder…- masculle

Frunció el ceño, pero permaneció en silencio, sin saber que decir

-Y si algo malo pasa Alice? Si algo me separa de Edward después de todo lo que hemos pasado para estar juntos yo me moriría

Me comencé a alterar y sentí mis ojos cristalizarse

-Tranquila Bella- dijo Alice abrazándome- sabes que eso nunca pasaría, Edward te ama tanto como tú a él. Los dos sufrieron demasiado para estar juntos y nada ni nadie los va a separar

-Nada ni nadie- aseguró una voz aterciopelada

Levanté la mirada rápidamente y en la puerta estaba Edward mirándome fijamente.

Parecía preocupado, estaba segura de que había escuchado toda la conversación, ahora sabía lo mucho que en verdad me preocupaba ir a Forks.

Se acercó y me tomó entre sus brazos. Llenó mi rostro de besos y con sus suaves labios silenció los sollozos que salían de mi boca.

-No me voy a separar de ti, cielo- susurró depositando un beso en mi frente

-Cómo sabes que después no vas a cambiar de opinión?- pregunté

-Porque desde el primer momento en que te vi, cuando eras una hermosa humana, frágil y delicada, supe que tú eras para mí

Acarició mi rostro con adoración

-Todavía recuerdo tu primer día en el instituto, como todos inmediatamente se dieron cuenta de tu belleza y yo idiotamente no lo hice- suspiró, negando con la cabeza incrédulo- eres todo para mi Bella. Te prometo que nunca me voy a separar de ti, te voy a proteger de todo y voy a alejar cualquier cosa que te lastime. Lo prometo- susurró

Cerré los ojos y me dejé llevar por el momento.

Nada malo va a pasar… nada malo va a pasar… nada malo va a pasar… me repetí mentalmente, intentando convencerme

Abrí los ojos y miré fijamente sus ojos dorados como el oro derretido

-Estaré bien- susurré intentando parecer firme en mis palabras

Estudió mi rostro minuciosamente, intentando descubrir cómo me sentía realmente. Esperaba haber mejorado mintiendo o toda la mentira se iría a la basura.

-Edward!- gritó Emmett, irrumpiendo en la habitación

Agradecí mentalmente su interrupción, estaba segura de que Edward intuía que mentía, solo que ahora con esta interrupción no podría estar seguro.

Edward frunció el ceño, molesto por la interrupción y se volvió hacia Emmett

-Qué pasa?- preguntó

-Carlisle quiere que comencemos a subir todas las maletas a los coches… sabes que Alice va a llevar más de nueve maletas así que debemos empezar a organizarlas para que quepan todas- dijo rápidamente

Tomó a Edward del brazo y lo jaló hasta la puerta, sacándolo de la habitación. Casi suspire de alivio.

Edward me miró preocupado mientras era jalado por Emmett; le ofrecí mi mejor sonrisa convincente, quería que se dejara de preocupar, me devolvió una sonrisa forzada, aún preocupado por mí, pero no pudo hacer nada ya que Emmett finalmente había logrado sacarlo de la habitación.

Me senté en la cama con un suspiro.

Miré a mí alrededor notando que la habitación estaba vacía, tal vez Alice había acabado de empacar mientras Edward y yo hablábamos.

Extrañaría la vida que habíamos forjado aquí.

-Bella! Es hora de irnos!- gritó Emmett

Me levanté de la cama con un movimiento rápido y elegante, si en mi vida humana habría realizado este movimiento probablemente habría terminado en el suelo.

Me detuve en la puerta y miré por última vez la habitación que había presenciado todos los momentos maravillosos que Edward y yo vivimos a lo largo de estos setenta y dos años, esbocé una sonrisa nostálgica y cerré la puerta.

Cuando bajé las escaleras mi familia me esperaba en la sala principal.

Edward se acercó rápidamente a mi lado y me tomó de la mano, su preocupación era palpable con solo mirarlo, sonreí y su rostro se suavizó

Todos se irían con su respectiva pareja.

Mi auto y el de Rosalie ya estaban esperando por nosotras en nuestra nueva casa.

Edward arrancó el auto y aceleró, miré hacia atrás. Nuestra antigua casa se perdía de vista con el pasar de los minutos hasta que finalmente despareció de mi campo visual.

…Te prometo que nunca me voy a separar de ti, te voy a proteger de todo y voy a alejar cualquier cosa que te lastime. Lo prometo…

Las palabras de Edward resonaron en mi cabeza.

En verdad recordaría su promesa? y si no lo hacía... Cuanto tiempo le tomaría olvidarse de su promesa?

Acerca del Autor

Nos dedicamos a brindar información a todos los fans de la Saga Crepúsculo. Desde entonces nos hemos encargado de cubrir premieres, eventos, actualizar día a día nueva información sobre el cast. Después de que terminó la épica Saga en Noviembre del 2012, seguimos los proyectos de cada actor como corresponde.
Lee más en: Conócenos

2 comentarios:

  1. Anónimo3/07/2011

    hola m encantaron los dos capitulos estan buenisimos, m gustaria leer mas y saber q pasa con sus dobles humanos...

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12/05/2011

    Me encanta tu historia esta hermosa!! espero que sigas escribiendo mas talvez te conviertas en una gran escritora!!la adoro un buen!!

    ResponderEliminar

¡Anímate a comentar, siempre y cuando sea con respeto! Bienvenid@s.

Sube de nuevo ↑
Bienvenidos

    Bienvenido a la web de Diario Twilight. Llevamos siete años trayéndote las mejores noticias de La Saga Crepúsculo y su elenco. Haz parte de nuestras redes sociales y no pierdas detalle

Seguidores Blogger

© 2015 Diario Twilight. WP Mythemeshop Converted by Bloggertheme9
Blogger templates. Proudly Powered by Blogger.