Cap 6 30 dias para recordar

Por Sarah Catheryn   Publicado a las  9:19 p. m.   0 comentarios

Cap 6- 5 de mayo con mala suerte.

Me levante algo aturdida por la mala noche, Edward me trajo a casa pasada la media noche y eso era algo a lo que no estaba acostumbrada. O al menos no lo recordaba. Aparte me había desvelado pensando y analizando todo lo que paso con Edward.
Edward me agradaba, me agradaba su manera de ser, lo simpático que era conmigo y por supuesto lo guapo que era. Para que las cosas funcionen trataba de pensar que recién nos conocíamos, lo estaba intentando con todo mi ser y aunque a veces me costaba un poco por la dulzura con la que me miraba Edward tenia fe que esto podría funcionar.


Me levante de la cama y fui a ducharme, estaba verdaderamente hambrienta. Mi celular empezó a sonar así que Salí corriendo a buscarlo sin terminar de ducharme, con jabón en el cuerpo y con miedo de resbalarme. Antes de llegar a la mesa donde estaba mis pies se deslizaron y me logre agarrar del marco de la puerta, pero mi pie se golpeo fuertemente con la pared.
-¡Mierda!
-Bella que paso? –grito Charlie.
-Me golpeé el pie, ¡Mierda mierda dueleeee!
Charlie subió corriendo, al ver que no era nada grave y que estaba en el piso sobando con fuerza mi pie, con jabón en el cuerpo, envuelta en una toalla, con la cara roja y los ojos apunto de estallar en lágrimas apretó los labios para contener la risa.
-Vamos, ríete –dije –no me molesta que se burlen de mi, ya estoy acostumbrada –dije irónicamente.
Charlie se agacho, me cargo y me subió a la cama aguantando aun la risa.
-Quieres que llame al Dr. Cullen? –pregunto
Al escuchar el apellido de Edward y pensar que el se enteraría y que podría venir y ver lo torpe que soy hizo que me estremezca y se me pase instantáneamente el dolor.
-No papa, no, ya me siento bien –mentí, si me dolía mucho, pero no para llamar al Dr.
Mi teléfono no dejaba de sonar y ya me sentía impaciente por eso, estaba apunto de producirme jaqueca.
-Me pasas el maldito teléfono –dije sin ánimos
Charlie abrió mucho los ojos, tal vez por que maldije, no lo se, no tenia ganas de preguntarle que pasaba. Mi pie me dolía demasiado.
Vi la foto de Rose en la pantalla del celular así que sabia que tendría que matarla porque por culpa de ella me podía quedar invalida. Mierda.
-Rose te matare –dije sin dejarla hablar
-Bella ya viste el periódico? -grito Rose a través del teléfono.
-No.
-Pues míralo ya -contesto emocionada.
-Te llamo después –dije colgando el teléfono y repentinamente asustada. ¿Porque otro motivo que no sea alguno de los 6 en el periódico Rose me llamaría a decirme que lo vea?
Corrí a buscar el periódico de la casa olvidándome de mi pie, en estas circunstancias ya ni me dolía. Y ahí estaba yo, en le primera plana del periódico con un lindo vestido turquesa y a lado de un hermoso chico, hermoso era quedarse corto.
El anuncio que venia acompañado de nuestra foto decía: “¿Nuevo Romance en la ciudad?”
Estoy segura que fue Emmet, lo matare. Por eso estaban en anoche en el parqueadero del restaurante, esperaba que Edward no haya estado al tanto de esto, porque si era así el encabezaría la lista de muertos del fin de semana.
Subí con el periódico en la mano, Charlie seguía anonadado en mi cama, viéndome sorprendido. Entre y al verlo fruncí el seño.
-Que? -pregunte
-No sabia que la sección de farándula del periódico era un buen remedio para las torceduras de pie –dijo enarcando una ceja y señalando el estúpido periódico con mi estúpida foto que estaba segura habían colocado ahí los estúpidos de mis amigos.
-No es gracioso Charlie –dije tirándole el periódico en la car –mira.
-Puedo hacer un comentario inapropiado?
Me sorprendió un poco la pregunta y creo que hasta me estremecí –adelante.
-Aun recuerdo cuando paso esto, mira la fecha Bella –dijo señalando la parte de arriba del periódico.
Le arrebate el periódico de la mano y me fije, el tenia razón, era un ejemplar de hace 5 años. Como no me pude dar cuanta? En efecto era el mismo vestido que había usado ayer, todo debía haberlo arreglado Rose. Edward usaba el mismo traje, era le mismo restaurante, todo igual.
-Esto es…
-hermoso –dijo Charlie –un lindo detalle, no hay que ser adivino para saber que planeabas asesinar a quien hizo esto, yo creo que deberías agradecerlo.
-Tal vez tengas razón, pero arruinaría el momento, se supone que esto paso ayer recuerdas? –dije guiñándole un ojo a mi padre.
El asintió y se rio, beso mi frente y me señalo la parte de atrás del periódico donde había una nota con rosa.
Te quiero Bell’s
Estaba segura que provenía de Rosalie. Sonreí y fui a buscar mi teléfono para llamarla y agradecerle el hermoso detalle.
-Rose?
-No soy Jasper –dijo mi amigo del otro lado del teléfono.
-Oh Jas, debo admitir que siempre me sorprendes –dije entre risas.
-Tienes planes para hoy?
-Dormir cuenta? –pregunte tratando de ser graciosa.
-No Bella.
-Entonces tengo un gran problema –dije entre risas, Jas se unió a mis risas.
-Que te perece si vamos a jugar Paintball?
-Paintball?
-Si si se juega con pistolas de pintura, es divertidísimo Bell’s vamos.
-Puedo invitar a alguien?
-Creo que vamos muy bien, no necesite decirte que lo hagas –empezó a reír, por lo visto el sabia a quien me refería.
-Idiota –dije sonrojada, gracias al cielo el no podía verme –a que hora?
-En 2 horas. Lo mejor será que nos veamos allá, te paso por un mensaje de texto la dirección.
-Ok, nos vemos.
Enseguida busque el numero de Edward y o llame.
-¡Bella! –dijo emocionado
-Si soy yo –bromeé –como estas?
-Ahora excelente y tu?
-Bien, te llamo para… Umm… invitarte a un lugar.
-En serio? A donde? –pregunto con curiosidad
-Bueno mis amigos me acaban de invitar a jugar Paintball y pensé que tal ves tu hermana y tu podrían venir. Claro si es que quieren.
-Por supuesto, estoy seguro que a Alice le encantara la idea. Paso por ti?
-Umm… esta bien, quedamos en vernos allá en 2 horas…
-En 1 hora estamos en tu casa Bella.
-Ok, los espero –dije con una estúpida sonrisa en la cara.
Y ahora… como se supone que me tendría que vestir para ir a embarrarme de pintura?
-Bella te buscan –grito Charlie desde la sala de la casa.
Baje despacio las escaleras ya que mi pie aun no se sentía muy bien, vi a Edward parado con formalidad pero al mismo tiempo sereno en la sala de mi casa y a Alice con una gran sonrisa agarrada de su brazo.
-Hola –dije saludando a ambos.
-Hola –dijo Edward sonriendo.
-Bella –dijo Alice acercándose a mi y abrazándome fuertemente –gracias por salvarme del aburrimiento –frunció el seño al mirar a Edward.
-Bueno mejor nos apuramos –dijo Edward –hasta luego Charlie, un gusto.
Charlie rio y se despidió de ambos.
-Adios papa –dije al pasar a su lado.
Charlie me abrazo fuertemente y susurro –me llamaste papa. Te amo Bell’s.
Nos separamos y nos miramos a los ojos un instante, sonreí y Salí hacia le carro de Edward.
-Cuidado con los misiles de pintura –grito Charlie desde a puerta d el casa.
Le enseñe a Edward la dirección y enseguida supo a donde nos dirigíamos, Alice no paro de hablar en todo el camino, parecía una cotorra. Acaso no se cansaba? Pero era tan agradable, reímos mucho por las ocurrencias de esa niña.
Al llegar al sitio vi el carro de Rose y el Jeep de Emmet. ¿Qué rayos hacia Emmet aquí? Definitivamente Emmet me sorprendía.
-Umm… traje a un amigo dijo Jasper contestando a mi pregunta. Acaso mi cara me delato?
-Johnny Deep –se presento dándome la mano. Alice le brinco encima.
-Johnny Deep? – grito emocionada –Oh eres mi amor platónico –dijo mientras lo llenaba de besos.
-Vamos Deep, tengo que patearte el trasero –dijo Jas furioso.
Alice le guiño el ojo y el le saco la lengua, fue muy divertido.
-Bueno vamos a hacer los grupos –dijo Jasper –tomemos en cuenta nuestras debilidades, Alice a un grupo y Rose al otro.
-Oigan eso no es justo –dijo Alice –porque dicen que soy una debilidad?
Los 3 chicos empezaron a gritar como niñitas y corrían de un lado a otro exclamando ¡No mi ropa! ¡Mi cabello! ‘¡Ay eso me dolió!
-Ok no juego tan bien –admitió Alice –pero es que Uds. son unos salvajes. Rose di algo.
-No, yo lo admito. Me da miedo que se me quiebren las uñas –dijo con expresión de horror.
Reí sin parar hasta que me nombraron.
-Bella tu si que juegas bien –dijo Jasper –así que vienes conmigo.
-No nada de eso, ella vino conmigo así que viene en mi equipo –dijo Edward.
-Ok llévate a bella pero yo me llevo a Emmet.
-Maldición –gimió Edward –bueno prefiero a la enana que al menos corre y no se deja manchar.
-Ok Rose viene conmigo –dijo Jas con desgano.
-Idiota –dijo rose al pasar a su lado.
Nos dieron unos cómicos trajes. Los nuestros eran de color azul, Edward los había escogido alegando que ese color me quedaba bien, ya era la segunda vez que lo decía así que debía recordarlo. Nuestras pistolas estaban cargadas de pintura azul mientras las de los demás de pintura roja al igual que sus trajes.
-Empecemos –grito Emmet.
-Bella por aquí –grito Edward llevándome atrás de una roca artificial –No dejes que te arrojen pintura o perdemos, y trata de mancharlos lo mas que puedas, mantente cubierta entendido?
-Entendido –dije asintiendo y sonriendo. Esto se veía muy divertido.
Alice fue presa fácil de Rose y yo me encargue de Emmet. A veces nos encontrábamos de frente y se formaba una verdadera guerra. Edward y Jasper seguían sin una mancha de pintura tomándose bastante a pecho el juego.
Corrimos por toda la cancha, gritando y riendo, Alice tenia todo el cabello manchado al igual que Rose a pesar de tener cascos de protección, estaban verdaderamente irritadas y yo disfrutaba del momento. Asumo que fue justo discutiendo sobre como quitarse la pintura del cabello que se hicieron amigas.
Al final, me encontraba persiguiendo a Emmet y apunto de tirarle una bola de pintura en la cara cuando tropecé y cai sobre el mismo pie que me había lastimado en la mañana. El juego acabo.
-¡Ay mierdaaaaa! –grite con lagrimas en los ojos.
-Bella estas bien? Que paso? –dijo Edward, quien ya estaba a mi lado. Como había llegado tan rápido?
-Me lastime el tobillo Edward me duele mucho –dije entre sollozos arrimándome a su pecho.
Me llevaron a los vestidores, todos nos quitamos los trajes llenos de pintura y Edward me cargo hasta su coche.
-Te llevare donde mi padre cariño, no te preocupes –dijo mientras acariciaba mi mejilla.
Yo iba en el asiento de adelante y Alice en el de atrás, no pare de llorar en todo el camino. Al llegar al hospital el Dr. Cullen me dio un calmante que aniquilo totalmente el dolor.
Los rayos X revelaron una fractura así que me tuvieron que colocar un molesto yeso y pasar una noche en el hospital. ¡Que suerte la mía!
Estaba en el dormitorio con Edward, el se quedo acompañándome mientras mi padre y Carlisle hablaban de los cuidados que debía tener.
-Soy una torpe –murmure.
-No, no lo eres –dijo acariciando mi rostro Edward.
-Arruino todo –dije entre sollozos –desde un simple partido de Paintball hasta una boda.
Se noto la tristeza en el rostro de Edward.
-No te pongas triste –susurre alzando la mano para acariciarlo, pero me detuve y la baje.
-No quiero que pienses lo que acabas de decir –dijo en mi oído, recostó la cabeza en mi hombro –tu eres lo único que me importa, quiero que estés feliz y bien, nada mas.
-Tú me importas a mi –dije
-En serio?
Creo que había abierto de más la bocota.

Acerca del Autor

Nos dedicamos a brindar información a todos los fans de la Saga Crepúsculo. Desde entonces nos hemos encargado de cubrir premieres, eventos, actualizar día a día nueva información sobre el cast. Después de que terminó la épica Saga en Noviembre del 2012, seguimos los proyectos de cada actor como corresponde.
Lee más en: Conócenos

0 Comentarios:

¡Anímate a comentar, siempre y cuando sea con respeto! Bienvenid@s.

Sube de nuevo ↑
Bienvenidos

    Bienvenido a la web de Diario Twilight. Llevamos siete años trayéndote las mejores noticias de La Saga Crepúsculo y su elenco. Haz parte de nuestras redes sociales y no pierdas detalle

Seguidores Blogger

© 2015 Diario Twilight. WP Mythemeshop Converted by Bloggertheme9
Blogger templates. Proudly Powered by Blogger.