Cap 1 - 2 Con Quien esta Mi Corazon?

Por Diana Méndez   Publicado a las  7:40 p. m.   2 comentarios

1.- Mi muerte

Nada en mi vida habia cambiado… ya habian pasado dos meses desde que salte del acantilado. Jake, mi fiel amigo siempre estaba junto a mi. Pero aun asi, no me acostumbraba a estar con Edward.
Hace dos meses no escuchaba su voz.


Mis sueños no habian acabado, eran peores ahora. Les hechaba de menos, les hechaba de menos a todos.
Cada vez mas me hundia en la agonia, en la agonia que tu me habias dejado. Por vivir una vida humana que no tenia sentido para mi antes de que tu aparecieras en ella. En mi interior aun guardaba la esperanza de que aparecieras. Pero no era asi, los meses, los dias, los minutos, los segundos fueron pasando como ave de paso.
Una mañana Renee mi madre vino desde florida a visitarme. No me imaginaba para que, pero cuando llego solo entro en mi habitacion sin mirarme, cosa que no era normal en ella, Renee siempre se habia preocupado mas de lo normal por mi.
Isabella Swan – grito – levantate de esa cama ahora mismo.
Tomo una meleta de mi armario y puso sobre la cama, metiendo en ella toda lo que encontrara en su camino.
¿Que haces? – le dije -
¿No es evidente? – Grito – nos vamos a casa.
Mi madre lloraba ante mi, lloraba desconsolada.
¡Yo no me ire de aquí! – le grite – ¡No me ire!
Violentamente me levante de mi cama, tome la maleta y la tire al piso esparciendo toda la ropa por mi cuarto. Cai arrodillada al pie de mi cama, las lágrimas salieron solas de mis ojos. No entendia, no comprendia lo que me estaba ocurriendo.
Bella – dijo mi padre parado en la puerta – El no volvera amor. No puedes quedarte en ese estado toda la vida. Nos estas matando cariño. Tu madre y yo estamos muy preocupados por ti.
Mi madre que cayo en mis pies al ver que me desvanecia, me abrazo fuertemente.
¡Cariño! Ven conmigo. No quiero que estes mas de esta manera Bella. tienes muchas cosas que vivir por delante. – me dijo mi madre entre sollozos -
¡Nooooooooooooooooooo! ¡Vete! ¡Vayanse! Grite fuertemente, levantandome del suelo y arrastrando a mis padres a la salida de mi habitacion. Le puse seguro y me encerre en ella por una semana, sin comer, sin nada…
Asi transcurrieron los meses. Los meses que para mi eran como unos mas de mi sosa vida. El hueco en mi pecho no habia sanado, pero aparentaba que si, Charlie en la primera recaida me mandaria a Jacksonville con mi madre y era lo ultimo que queria en estos momentos.
Morir. Eso si queria, queria morir para que los recuerdos se fueran de mi para siempre. En su ausencia de igual manera ya estaba muerta, muerta en vida. En una vida humana que el siempre quiso que viviera, que disfrutara. Pero para mi no habia vida sin el. Sin el no habia nada.
Bella estas palida – dijo Mike -
Estabamos en la cafeteria, yo solo me tomaba una soda en el almuerzo, desde hace mucho tiempo que no comia en el instituto.
Bella siempre esta palida Mike… ¿no te habias fijado de eso? – dijo Jessica entre risas -
No es nada Mike, Jessica tiene razon, yo siempre he sido asi. – conteste -
Pero hoy es diferente, a tus labios le falta color, estan como… purpura. – me dijo -
No es nada – dije – no te preocupes.
Despues de clase, al llegar a la casa, Renee que aun estaba en Forks por mi causa se haboa ido a Port Angels a hacer unas compras, mientras que Charlie como siempre estaba en trabajando.
Pense en hacer mis quehaceres para distraerme y no pensar en nada, pero en cada paso que daba por la casa era un recuerdo de Edward. Recuerdos que encerre en un baul de mi mente para que nunca volvieran a lastimarme pero inutil siempre que podian se colaban en mi memoria para hacer estragos con lo poco que quedaba de mi.
FlashBack
—¿Tú… no… me quieres? —intenté expulsar las palabras, confundida por el modo como sonaban, colocadas en ese orden.
—No.
Le miré, sin comprenderle aún. Me devolvió la mirada sin remordimiento. Sus ojos brillaban como topacios, duros, claros y muy profundos. Me sentí como si cayera dentro de ellos y no pude encontrar nada, en sus honduras sin fondo, que contrarrestara la palabra que había pronunciado.
Fin del FlashBack
Cada vez mas me seguia hundiendo en ese pozo oscuro y profundo en el que me habia dejado al partir, al alejarse de mi lado, mato la humanidad que tanto deseaba proteger.
Tome un poco de ropa sucia y la meti en la lavadora. El plumero de colores con el que soliamos limpiar a tela de los muebles estaba a un lado al verlo recorde que Jacob se habia recostado en el mientras estaba en fase, estaria lleno de pelo de lobo, lo tome y camine hasta el mueble al que nunca mas me habia acercado por miedo a mis recuerdos.
FlashBack
—¿Un plan de emergencia? —repetí.
—Bueno, no estaba dispuesto a vivir sin ti —puso los ojos en blanco como si eso resultara algo evidente hasta para un niño—. Aunque no estaba seguro sobre cómo hacerlo. Tenía claro que ni Emmett ni Jasper me ayudarían…, así que pensé que lo mejor sería marcharme a Italia y hacer algo que molestara a los Vulturis.
No quería creer que hablara en serio, pero sus ojos dorados brillaban de forma inquietante, fijos en algo lejano en la distancia, como si contemplara las formas de terminar con su propia vida. De pronto, me puse furiosa.
—¿Qué es un Vulturis? —inquirí.
—Son una familia —contestó con la mirada ausente—, una familia muy antigua y muy poderosa de nuestra clase. Es lo más cercano que hay en nuestro mundo a la realeza, supongo. Carlisle vivió con ellos algún tiempo durante sus primeros años, en Italia, antes de venir a América. ¿No recuerdas la historia?
—Claro que me acuerdo.
Nunca podría olvidar la primera vez que visité su casa, la enorme mansión blanca escondida en el bosque al lado del río, o la habitación donde Carlisle —el padre de Edward en tantos sentidos reales— tenía una pared llena de pinturas que contaban su historia personal. El lienzo más vívido, el de colores más luminosos y también el más grande, procedía de la época que Carlisle había pasado en Italia. Naturalmente que me acordaba del sereno cuarteto de hombres, cada uno con el rostro exquisito de un serafín, pintados en la más alta de las balconadas, observando la espiral caótica de colores. Aunque la pintura se había realizado hacía siglos, Carlisle, el ángel rubio, permanecía inalterable. Y recuerdo a los otros tres, los primeros conocidos de Carlisle. Edward nunca había utilizado la palabra Vulturis para referirse al hermoso trío, dos con el pelo negro y uno con el cabello blanco como la nieve. Los llamó Aro, Cayo y Marco, los mecenas nocturnos de las artes.
—De cualquier modo, lo mejor es no irritar a los Vulturis —continuó Edward, interrumpiendo mi ensoñación—. No a menos que desees morir, o lo que sea que nosotros hagamos —su voz sonaba tan tranquila que parecía casi aburrido con la perspectiva.
Mi ira se transformó en terror. Tomé su rostro marmóreo entre mis manos y se lo apreté fuerte.
—¡Nunca, nunca vuelvas a pensar en eso otra vez! ¡No importa lo que me ocurra, no te permito que te hagas daño a ti mismo!
—No te volveré a poner en peligro jamás, así que eso es un punto indiscutible.
—¡Ponerme en peligro! ¿Pero no estábamos de acuerdo en que toda la mala suerte es cosa mía? —estaba enfadándome cada vez más—. ¿Cómo te atreves a pensar en esas cosas? —la idea de que Edward dejara de existir, incluso aunque yo estuviera muerta, me producía un dolor insoportable.
Fin del FlashBack
En ese momento no sabia que decia, porque si para mi era insoportable estando entre sus brazos, ahora realmente era un dolor mortifero el que llenaba mi alma y destruia mi corazon. Mil cuchillos entraban y salian de mi cuerpo, ese era el dolor al que me habia acostumbrado desde su partida, desde que mori, y quede muerta en vida para siempre… para el resto de mi sosa y estupida vida humana que el amablemente me habia regalado.
Mi corazon palpitaba cada vez mas lento, no sentia sus latidos, de pronto todo empezo a oscurecerse, cai acuclillada en el piso al lado del mueble que un dia fue de nosotros. Cada vez que intentaba inhalar aire, me quemaba, mis pulmones aridian fuertemente, el aire no entraba en mi, me estaba ahogando.
Al fin – dije – la muerte ha venido por mi.
Cerre mis ojos, me tendi en el suelo en forma fetal parecia que dentro de mi todo se desprendiera.
Al abrir mis ojos de nuevo, Edward estaba a mi lado.
¡Bella no! Lucha – me dijo en un susurro -
¿Para que? Esto no es vida sin ti. ¡Maldito mentiroso, me dejaste sola! Dejame morir
- le gritaba -
¡Bella nooooooooooo!!! – grito el – Lucha! Lucha!
Mis manos cayeron vencidas a mi lado, mi corazon al fin se rindio. Estaba mueriendo.
Mi corazon dejo de latir. ¡Era lo que mas queria, esperaba con ansias la muerte!
2.-El Dolor
Pov Jacob.
Estaba corriendo por el bosque, iria a ver a Bella apenas terminara mi jordana del dia, Sam me habia obligado a cumplirla, diciendome que despues me quedaria todo lo que quisiera con Bella.
Lo que yo sentia por ella iba mas a alla de un simple capricho, como ella creia, yo sabia que ella aun no se habia olvidado de ese chupasangre, pero yo lograria que ella me mirara como algo mas que un simple amigo, ellos nunca volverian, asi ella siempre estaria conmigo.
Al llegar a la casa de los Swan vi el monovolumen de Bella en el frente donde siempre estaba, llame a su puerta, ella sabia que vendria asi que estaria esparandome seguramente con un delicioso almuerzo. Despues de un rato nadie atendio a la puerta. Preocupado trepe hasta su ventana, mientras iba bajando las escaleras vi el cuerpo de Bella tendido en suelo.
¡Bella! – grite, mi cuerpo temblaba, salte de las escaleras al piso, causando un estruendo gigante, la tome y puso sus cabeza en mis piernas mientras secaba su sudor – ¡Bella reacciona que te ha pasado!
Ella solo estaba con los ojos abiertos mirando la nada, como si estuviera viendo algo que yo no podia ver, las lagrimas caian de sus ojos como cascadas, su cuerpo no respondia a ningun estimulo.
Busque como loco por toda la casa las llaves de su monovolumen, al encontrarlas la tome en mis brazos, la llevaria al hospital. Pero ya no podia escuchar los latidos de su corazon, mi Bella se estaba muriendo y yo no podria hacer nada.
Al llegar al hospital, unos enfermos me quitaron a Bella de los brazos, no me dejaron entrar por que estaba solo con mis shorks, mi pecho estaba desnudo. Decidi ir a buscar a Charlie, pero no lo encontre en ningun lado, trate de llamar al celular de Renee pero nadie atendia.
Una persona que pasaba cerca de mi, lo amanece de molerlo a golpes si no hacia cambio de ropa conmigo. Al estar ya vestido no me negarian la entrada al hospital.
Buenas tardes Srta.
-        Le dije a una de las enfermeras que estaban alli -
Soy la persona que trajo a Bella Swan, ¿me podria dar informacion sobre su estado?
Esta bien pequeño – la enfermera me ofrecio la mano de modo en consuelo, pero yo solo queria saber como estaba mi Bella -
Si, si lo estoy, solo quiero saber de ella. – dije -
Habitacion 4, el Doctor Gerandy esta alli con ella. ¿Has avisado al jefe Swan?
Si, ya lo he hecho – dije -  mientras corria al cuarto que me habia dicho la amable Sra. Al llegar, me di cuenta que ya habian avisado a Charlie en la comisaria, y estaba alli frente a la puerta de Bella esperando que el medico saliera.
Charlie – exclame – ¿como esta Bella?
El volteo hacia mi, tenia los ojos irritados, y una cara de preocupacion que no se la negaba nadie.
Yo sabia que esa relacion acabaria mal – decia Charlie – aun no se porque acepte que Bella siguiera aquí en Forks. Y Renee no aparece por ningun lado.
¡Charlie! – le dije zarandeandolo un poco, el pobre de Charlie estaba destrozado, amaba a su hija mas que a nada – ¿como esta ella?
En ese momento salio el Doc. Gerandy. Deje a charlie alli y me dirigi directamente al medico.
Los siento – dijo el medico – lo intente, juro que lo intente todo. Pero Bella sufre un sindrome muy raro, solo le da a pascientes que han sufrido un shock emocional muy fuerte y hasta en la mayoria de los casos causa la muerte, hicimos lo que pudimos, pero ella cayó en coma sin lograr nada más. No responde, no atiende a nada, los medicamentos no hicieron efecto en ella, ahora solo nos queda esperar, yo solo les digo que esten preparados para lo peor.
Mi corazon latio mas fuerte de lo que alguna vez pense que pudiera hacerlo, cai arrodillado a los pies del medico, Charlie puso sus manos en mis hombros, no podia creer el amor tan grande que sentia Bella por ese maldito chupasangre a llegar a los extremos de querer morir solo por no tenerlo a su lado. Entonces imagine como seria mi mundo sin Bella.
¡Debe ser igual para ella estar sin el! Susurre.
Maldito Edward Cullen – grite – ¡Maldito seas! Como eres capaz de lastimar asi a mi Bella.
Charlie me miraba desconcertado. El lloraba igual o mas que yo, no podia creer lo que le estaba pasando a su hija.
Cayó a mi lado y nos abrazamos el uno al otro.
Bella no puede morir – decia una y otra vez – no podre soportarlo.

Acerca del Autor

Nos dedicamos a brindar información a todos los fans de la Saga Crepúsculo. Desde entonces nos hemos encargado de cubrir premieres, eventos, actualizar día a día nueva información sobre el cast. Después de que terminó la épica Saga en Noviembre del 2012, seguimos los proyectos de cada actor como corresponde.
Lee más en: Conócenos

2 comentarios:

  1. Anónimo3/25/2012

    estas guapo taylor

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7/10/2013

    me quieres aser llorar o que? que lindoa esperoque ese estúpido edwart apares ca paraque mi buen amigo jek le de una palisa

    ResponderEliminar

¡Anímate a comentar, siempre y cuando sea con respeto! Bienvenid@s.

Sube de nuevo ↑
Bienvenidos

    Bienvenido a la web de Diario Twilight. Llevamos siete años trayéndote las mejores noticias de La Saga Crepúsculo y su elenco. Haz parte de nuestras redes sociales y no pierdas detalle

Seguidores Blogger

© 2015 Diario Twilight. WP Mythemeshop Converted by Bloggertheme9
Blogger templates. Proudly Powered by Blogger.