Cap 9: Solteros Y Sin Compromisos

Capitulo 9: Mi primera vez.

Bella POV.

Tan pronto como abandonamos el auto, Edward me cargó al mismo tiempo que yo me abalanzaba sobre el, rodeando sus caderas con mis piernas, la fricción de su miembro en mi vagina era deliciosa, yo no podía parar de gemir, Gracias a Dios Edward es todo un malabarista, sino de seguro hubiéramos terminado follando en el piso frente a la puerta del Departamento. Para mi sorpresa, Edward quería experimentar algo conmigo, así que me dejo en la estancia, y él se adentro al cuarto de baño, pero no podía tener un encuentro tan caluroso con el si prepárame antes, así que me deshice de mi toda mi ropa, y corrí a colocarme un sexy conjunto de Victoria's Secret morado, que resaltaba mis pechos, y mis glúteos, ya que la parte trasera era solo una pequeña tirita que se perdía en mis hermoso y bien formado culo. Me coloqué un poco de perfume y solté mi cabello, quería parecer salvaje así que lo despeine un poco a forma que quedara hacia atrás pero cayendo en mis hombros.

-Bella – Edward me buscaba en la estancia, en un acto reflejo me tumbé en la cama, de lado, y esperé-

-Dios mio Bella –Edward me miraba con los ojos desmesuradamente abiertos, había acertado con mi ropa interior ¡SI!-

-Cariño, pensé que te habías quedado dormido en el baño –dije intentando que mi voz fuera sexy, entrecerré mis ojos y lo vi de manera seductora, mientras mis manos vagaban a lo largo de mis piernas-

-¿Cómo crees que puedo olvidarme que tengo a un ángel en mi cama? –Su boca estaba entreabierta y sus ojos recorrían todo mi cuerpo, me sentía la mujer más hermosa del mundo. La pasión corría por nuestras venas, y ya no podía aguantar ni un minuto más.

Espere tanto tiempo Edward… Por amarte…


Nos fundimos en un beso abrazador, a veces los sentimientos son tan complicados que las palabras no alcanzan para describirlos, esta noche haríamos el amor, como dos personas que se han esperado por mucho tiempo, como dos amantes que necesitan desesperadamente uno del otro, tal vez no soy virgen físicamente, pero esta noche, Edward Cullen me quitaría la virginidad de mi corazón…

Sus toques eran como el roce de una braza por mi cuerpo, quemaban hasta dejar marcada mi alma, ya era demasiado tarde para regresar, el camino que habíamos iniciado, ya no tenia retorno, y yo, estaba feliz por eso, quería a Edward Cullen por el resto de mi existencia junto a mí.

Su cuerpo entero era un regalo de los dioses, una belleza que era casi impura, todo en el me lleva a un estado de éxtasis, mis cinco sentidos los dominaba de una manera hipnótica, sus besos cálidos y llenos de pasión demandaban mas de mi, lentamente, fue bajando mi pequeño sujetador, hasta liberar mis senos, los acarició lentamente, como si quisiera memorizar cada trozo de piel en ellos, cuando llegó a mis pezones los tomo entre sus dedos, los retorció con lentitud y fuerza a la vez, los gemidos salían de mi boca, no podía retenerlos, eran una necesidad, casi como respirar, su boca no se apartaba de la mía, esos besos que me daba al mismo tiempo que jugaba con mis pezones, había causado que mi sexo se empapara, podía sentir la humedad en mis muslos, era como si un grifo estuviera abierto, pero no quería despegarme de él…

La paciencia apremia Bella…

Sus ojos tan profundos como el topacio liquido me miraban, y lo comprendí todo…

Él también me amaba.

Decir que me derretí en sus manos está de mas, cuando bajó mi bragas lentamente, me recostó en la cama, sus manos delicadas y posesivas, abrieron mis piernas, sus ojos no se despegaban de los míos, nos comunicábamos con miradas, ya que las palabras sobraban, cada uno entendía a su manera lo que tratábamos de decir, nuestra piel fue el papel, y nuestras miradas las letras, con esos dos elementos, nos juramos amor eterno…

Su pene se preparaba para embestirme, y mi interior estaba mas que preparado, suavemente, entró en mi, los gemidos de mi boca eran una melodía erótica acompañada por sus jadeos, se retiró para entrar con toda la fuerza que tenia, ¡dios! Sentía que me partiría en dos, quería morir en este instante a su lado, seria el momento perfecto, el y yo siendo una sola persona, mas allá de lo carnal, nuestras almas fusionándose en una sola, sus embestidas eran fuertes, y se retiraba muy lentamente, fuerte, y lento, ¡una combinación malditamente perfecta!, Solo quería quedarme ahí para siempre, era lo único que necesitaba para vivir feliz toda mi vida.

-Edward, ¡dios, mas, mas mas!, Te necesito, den… dentro… Edward.

-Eres, tan her… hermosa Bella – el oro liquido se derramaba en mi alma, como una cascada de emociones, sus embestidas eran cada vez mas fuertes, y mi vagina ya no aguantaría mucho mas, solo era consiente de que Edward me había arrancado el alma, y de un solo tajo. No podía ser más feliz…

El orgasmo llegó como cuando un río se desborda, llevándose todo a su paso, me levanto hacia los cielos, y estuve ahí tanto tiempo, que solo fui consiente del grito desgarrador de Edward mientras inundaba mi interior con su esperma lleno de vida.

Caímos recostados en la cama, yo en su pecho, podía escuchar claramente los latidos de su corazón, Definitivamente, esta ha sido una de las mejores noches de mi vida, su corazón me arrulló, hasta que los dos nos fundimos en un sueño lleno de seguridad, de ahora en adelante, nada nos podía separar.

Unas pequeñas caricias me llamaban, no quería despertar, toda la noche soñé con Edward, nuestro futuro, nuestra boda, y justo cuando miraba que un pequeño niño con los ojos mas hermosos que he visto corría hacia mí, abrí los ojos de golpe.

-Edward –Un suspiro enorme hizo que sus ojos se posaran en mi-

-¿Cariño, que pasa? –sus ojos hacían que me derritiera de nuevo en sus brazos, era imposible no sucumbir a la belleza de mi hombre, mi Edward-

-Solo quiero decirte que, Te amo con todo mi corazón Edward Cullen, quiero estar a tu lado el resto de mi vida –Las lagrimas salía de mis ojos, pero eran de felicidad, me sentía completa, ya nada faltaba por descubrir, mi vida tenía sentido de ahora en adelante, fue como si todo el sufrimiento que había pasado, valía la pena, Ahora que tenia a mi hombre a mi lado, por nada del mundo lo dejaría ir, yo le pertenecía en cuerpo y alma, estaba dispuesta a la servidumbre eterna, Su amor, llenaba mi vida con todo lo que siempre había buscado.

Bueno chicas! Perdónenme porque tarde demasiado en escribir este cap. Pero resulta que el año nuevo no me ha traído muchas cosas buenas, mi abuelito estuvo hospitalizado, y termine mi relación de 2 años, así que esto ha estado difícil! Quiero agradecer especialmente a Kiki: Amiga mía, muchas Gracias por demostrarme que cuando todo parece acabado, siempre hay una luz al final del camino, sin ti no hubiera podido seguir con esto.


Gracias a : Mi fiel amigota del alma (Kiki D' Cullen Black), Jazuree Brandon, NANA, veritobermeo, LA MONTAÑA NARANJA, mari-martinez, DanittaCullen, y a todos los comentarios Anónimos que me leen en Diario Twilight, Gracias por su apoyo chicas!


Gracias también a: evecullen94, CaroBereCullen, Andrea-In-my-mind, Iga Emo - 12L, ANTAREZ, RAKL Gt, y a mi pervertida preferida: Susana Minguell.


Los Comentarios son gratis chicas! Y de paso alegran mucho mi corazón! 3


4 comentarios en Cap 9: Solteros Y Sin Compromisos

  • Anónimo

    Despues pone mas son estupendo los capitulos

  • Nathalia

    Bueno,, me encantó este capitulo, he leido todos los capitulos, aunque no los comente, de verdad te admiro, escribes genial¡¡ Sigue asi¡¡

  • que bella mi niña sabes que siempre te apoyare en todo ademas a pesar de que somos de paises distintos te aprecio mucho es mas te pareces mucho a mi en muchas cosas!!!! me encanto el CAP!!!! y sabes que siempre te apoyare en todo!!! TE QUIERO MUCHISIMO!!!

  • Vampirekaro

    Muy Bueno el capitulo! Me encanto! Fuerza no mas en tu vida! y sigue escribiendo lo haces Bien :D

Deja una Respuesta

¡Anímate a comentar, siempre y cuando sea con respeto! Bienvenid@s.